Este es el tercer artículo de revisión de la serie que pretende romper los paradigmas relacionados con los posibles daños causados por las grasas saturadas y el colesterol en la salud humana. Se presentan y discuten datos científicos sobre los omega-6, los omega-3, las grasas trans y el fenómeno de la peroxidación lipídica, así como su influencia en la inflamación crónica. En las últimas décadas se ha establecido erróneamente que las grasas saturadas y el colesterol son la causa de las enfermedades cardiovasculares y asociadas. Sin embargo, una nueva teoría científica sostiene que estas enfermedades son en realidad el resultado de la oxidación de las grasas y las fracciones de las lipoproteínas. Al mismo tiempo, el desarrollo tecnológico, promovido para hacer posible el aumento de la producción de alimentos y garantizar así su estabilidad, ha provocado cambios en las moléculas originales de estas sustancias y en el equilibrio de su ingesta, al que el organismo humano se había adaptado durante milenios. Por lo tanto, cuando se consumen en exceso, estas moléculas modificadas provocan una inflamación crónica de bajo grado, que con el tiempo se traduce en la pérdida de la homeostasis y el deterioro de la salud, desencadenando enfermedades como la aterosclerosis, las cardiopatías y las enfermedades neurodegenerativas.

About the author : Reinaldo Souza

Leave A Comment

Related posts