A principios de la década de 1950, se estableció un nuevo paradigma sanitario: las grasas saturadas y el colesterol son perjudiciales porque son las principales causas de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los estudios clínicos y de meta-análisis han demostrado lo contrario. De hecho, estas sustancias, obtenidas de fuentes alimentarias o de forma endógena, son esenciales para el rendimiento fisiológico y la buena salud.
El concepto de que debe evitarse su ingestión es una falacia, que ha generado consecuencias irreparables para la salud, el bienestar e incluso la economía. Esta revisión presenta y discute la teoría evolutiva de los lípidos, que ha permitido el desarrollo cognitivo y expansionista de los humanos.
También se centra en los acontecimientos históricos y tendenciosos que han provocado la marginación de las grasas saturadas y el colesterol, además de presentar opiniones científicas que contrarrestan este mito y ofrecen otra comprensión de las verdaderas causas de las enfermedades cardiovasculares y asociadas.

About the author : Reinaldo Souza

Leave A Comment

Related posts