Simbólicamente, el huevo tiene múltiples significados: renacimiento, fertilidad, universalidad, creación de vida, suerte, felicidad. Pero es en la alimentación donde los huevos concentran sus mayores beneficios, con nutrientes capaces de promover la salud y la calidad de vida. El interés culinario por este manjar se remonta aproximadamente al año 3.200 a.C., periodo asociado al inicio de la domesticación de los pollos. Con el paso de los años, ha tenido éxito en los banquetes de la época mesopotámica, adquiriendo diversas versiones de preparación, gracias a su versatilidad. Concretamente en América, se dice que las aves de corral llegaron al continente en el segundo viaje de Cristóbal Colón en 1493. Los primeros pollos -pertenecientes a linajes de Asia- serían, por tanto, parientes de las gallinas ponedoras actuales. En las décadas de 1920 y 1930, los huevos se producían en los patios traseros y a menudo eran vendidos por los agricultores en los mercados locales para satisfacer las necesidades de sus familias. La venta de huevos era rentable y llevó a la construcción de cobertizos capaces de albergar bandadas de hasta 400 gallinas. En la década de 1960, los avances tecnológicos y los nuevos equipos permitieron a las pequeñas explotaciones empezar a producir a gran escala, con el consiguiente aumento de su consumo. Al mismo tiempo que se popularizaba el consumo de huevos, surgían estudios científicos sobre los riesgos del colesterol para la salud. Consolidado en las comidas – por añadir valor nutricional, coste accesible y disponibilidad en el mercado, el huevo se colocó repentinamente en la lista de los grandes villanos de la dieta, tras la campaña de la Asociación Americana del Corazón (AHA), a partir de 1968. Sin embargo, en los últimos años, el huevo ha recuperado su antiguo estatus, al publicarse nuevos datos científicos que desmienten la creencia de que provoca un aumento del colesterol. En contra de la imagen de alimento perjudicial, hoy en día los huevos pueden y deben consumirse porque, además de ser ricos en macro y micronutrientes, promueven -entre otros beneficios- la saciedad, un factor importante para controlar el peso corporal y las enfermedades relacionadas. Esta revisión, por tanto, pretende presentar los beneficios de la ingesta de huevos -apoyada en una revisión bibliográfica de los mejores artículos científicos disponibles sobre el tema-, desmitificando prejuicios y destacando sus múltiples aportaciones a la salud humana.

About the author :

Leave A Comment

Related posts

Popular products

Product categories